Fidelidad o profesionalidad

¿Qué prefiere, un Comité de Dirección fiel o uno profesional?

Demasiado habitualmente me encuentro con que la respuesta formal es la segunda y lo que predomina es la primera.

En la mayor parte de los Comités de Dirección a los que tengo acceso me llama la atención los diferentes origenes de sus miembros, rara vez re corresponden con un criterio claro de profesionalidad y complementariedad, rara vez forman un equipo equilibrado en el que los roles se complementan tanto a nivel de conocimiento como a nivel de trabajo en equipo.

Incluso en los casos en los que el primer directivo ha sido cambiado con la intención de reorientar la estrategia y formas de hacer de la empresa, incluso en esos casos los Comités de Dirección son variopintos y poco equilibrados. Tanto en los casos en los que no se ha “metido mano” como en los que el nuevo responsable ha hecho una amplia remodelación.

No es novedad decir que los Comités de Dirección suelen ser el fiel reflejo de las capacidades y carencias de los líderes. A líderes fuertes, Comités reactivos, a líderes débiles, Comités fragmentados. Líderes que son líderes… de esos hay pocos.

Quizá una de las principales barreras para tener Comités de Dirección profesionales es la soledad del líder, hay muy pocos que toleren las relaciones con un excelente profesional con el que tienen poca empatía, muy pocos que se atrevan a gestionar un equipo directivo que tenga el suficiente criterio y poco apego a su líder como para que pudieran llegar a ser siquiera sanamente críticos con la situación de la empresa o de las decisiones de su propio líder.

Es más fácil tener colaboradores fieles o que, al no llegar al perfil necesario, simplemente asienten a las decisiones del líder.

Cuando tenemos un equipo de profesionales brillantes un buen líder solamente necesita conseguir que trabajen bien (por muy difícil que sea)…

Advertisements

March 17, 2007 at 12:03 am Leave a comment


Blog Stats

  • 255 hits

Recent Posts

Recent Comments